¿Solo un millón de euros?

El Gobierno, en concreto el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, invierte casi 2 millones de euros en becas. Refiriéndose a becas al dinero que se destina a los estudios obligatorios y post- obligatorios: Infantil, Primaria, Secundaria, Bachillerato, Formación Profesional y Universidad.

De este total un 50,4% va destinado a los estudios universitarios. Por tanto, la mayoría de los estudiantes piden la beca cuando llegan a la facultad. La tarifa de la matrícula, hablando de centros públicos, en los estudios obligatorios no suma más de diez euros. En el bachillerato el total que las familias deben pagar no supera los 20 euros. Sin embargo, las universidades tienen unas tarifas, que estas dependen de la comunidad, entre 600- y 1.500, o incluso casi 2.000. Estos números bailando dependiendo del sitio donde de estudie, la facultad, la carrera, la familia numerosa y, algún tipo de discapacidad.

Solo en 39,5% de los estudiantes en universidades públicas son becarios. La cifra es relativa, ya que las becas se pueden conceder de diferentes modos. Algunos becarios pueden disfrutar de una beca completa donde la cantidad de dinero puede cubrir gastos de vivienda, matrícula, subsistencia y, viajes. Otros sin embargo disfrutan de un 50% de ella, o simplemente les cubre la matricula. El ministerio ya destina tal dinero para cubrir “X”, es decir, si solo te conceden ¼ de la beca, el órgano ejecutor te dará el dinero para cubrir una necesidad. Por ejemplo: la mayoría de los becados solo reciben el dinero invertido en la matrícula, y por tanto el ministerio se ocupa de devolvértelo o, pagarte ellos directamente la matrícula.

Una de las razones obvias de la necesidad de pedir beca es la gran cantidad de dinero que se necesita para matricularse, más los gastos “extra” que, dependiendo de la carrera, son casi lo mismo que la matrícula. Como ejemplo está Odontología: la cantidad de la matrícula son 2.000 euros en la complutense, a esto se le suma la compra del material necesario para hacer las prácticas, ya que cada alumno de lo debe costear.

Por tanto, el dinero destinado a los estudios universitarios solo cubre por encima las necesidades básicas de los estudiantes. El esfuerzo que requiere conseguir la nota media, más los requisitos indispensables que te piden: no tener un patrimonio familiar superior a X cantidad, si no tienes hermanos se da por sentado que tus padres destinan todo su dinero posible a tus estudios, o si uno de tus padres es funcionario ya pierdes puntos en el acceso a obtener la beca.

Es decir, mucho esfuerzo, poca recompensa. Poco dinero invertido.

Resultado de imagen de dinero sin valor

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s