Te echo de menos, a ratos, pero lo hago

Es verdad, aunque parezca mentira, lo hago. Me dirán tonta, dramática, quizás exagerada o interesada, pero lo sigo haciendo.

Sigo esperando a que me vengas a buscar, a que tu sonrisa me ilumine el día, a un te quiero cuando te miro de frente. Hay días que me pregunto dónde estarás, qué estarás haciendo, por qué no vienes corriendo hacia mí. Por qué no estás aquí.

¿Te acuerdas los miles de planes que hacíamos en un segundo? ¿La lista en el móvil para cumplir los objetivos? Cada día nos levantábamos y decíamos: bueno ¿ Hoy que toca? Y daba igual el número 1 o 30 de esas ideas, porque el tiempo y el espacio eramos nosotros.

Te juro que lo estaba haciendo bien, ya casi te había olvidado. Pero me costó entender que un clavo no saca otro clavo, es más, entorpece la salida del primero y profundiza el hoyo. Ahora dudo que haya otra persona igual que tú, que me ponga otra vez en las nubes y cuando me baje esté con los brazos preparados para no hacerme daño.

¿Qué jodido es que estemos tan cerca y solo te vea por fotos, verdad? ¿ No te pasa? ¿ No quieres volver atrás? Yo a veces caigo en la cuenta de que contigo no habían problemas, era como una burbuja que se pinchó.

¿Y las noches? ¿ No se te hacen eternas? Que subjetivo es el tiempo cuando cae el sol, las horas pesan demasiado.

Otra vez quiero tu calor y tus ganas de vivir. Tus lágrimas, tu risa, tus broncas, tus preocupaciones, tú. Porque te echo de menos, a ratos, pero lo hago.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s